¿Por qué los gatos son más activos de noche?

¿Por qué los gatos son más activos de noche?

Varias son las razones por las que los gatos son más activos de noche

Esta es una una de las afirmaciones que seguramente más hacemos las personas que tenemos gatos. Poseen diferentes maneras de hacerlo. Unos se pasan la noche corriendo de un lado hacia otro sin aparente lógica, otros se dedican a saltar sobre nosotros, están los que se dedican a atacar los dedos de nuestros pies. Hay otros que se dedican a pedir comida, aunque su plato esté completamente lleno, etcétera. Existen mil formas de conseguirlo. Y hay una explicación del porqué los gatos son más activos de noche.

Hay períodos de tiempo en que los suelen hacer habitualmente, y otras veces en ciertas ocasiones.

Pues bien, aunque parezca que es una confabulación entre mininos, no es así. Existe una explicación lógica y natural del porqué los gatos son más activos de noche. Continúa leyendo el artículo y profundizaremos en este comportamiento felino.

El gato es un animal nocturno por naturaleza

El gato, por su naturaleza y en estado salvaje es un animal nocturno. Gracias a su gran capacidad y facilidad para ser sigilosos. Y unido a que sus ojos pueden ver perfectamente incluso con una iluminación muy pequeña. Su momento perfecto para salir de caza es por la noche.

Bien, puedes decirme que tu gato siempre ha estado en casa y nunca ha tenido la necesidad de cazar su propia comida. Sí, es cierto, pero incluso en los gatos domésticos persiste ese instinto. Y esta es una de las razones por las que los gatos son más activos de noche.

Aunque como es lógico, no vamos a generalizar y a decir que todos los gatos son más activos de noche. Hay gatos que el ritmo del sueño está más acorde con el nuestro. Pero incluso en estos gatos se ha detectado que hay al menos un par de veces en la noche en las que se despiertan y se dan un paseo por la casa.

Mi gato no me deja dormir por las noches

Esta es otra de las cosas que se suele escuchar mucho en personas que tienen gatos. Pues debemos decir que parte de esa culpa es nuestra. Sí, nuestra, porque por nuestra forma de vida y nuestra rutina diaria es también por lo que los gatos son más activos de noche.

Normalmente, nosotros durante el día, solemos salir de casa para ir al trabajo, a comprar o a realizar mil tareas diferentes. Y durante ese tiempo es cuando nuestro gato se encuentra solo en casa. Y debido a su aburrimiento, y a su naturaleza dormilona, se dedica a tumbarse en cualquier sitio. Así es como se pasa gran parte del día durmiendo. Además hay momentos que llegas a casa y no tienes ganas de jugar con tu gato. Entonces tras insistir varias veces y aburrirse por no conseguir resultados, su comportamiento vuelve a ser el tumbarse a dormir de nuevo. Y cuando nos ponemos a jugar con ellos, es por la noche cuando ya hemos terminado nuestra jornada y estamos en casa tranquilos.

Pues con esto lo que conseguimos es que su organismo se active y comience su actividad física. Por lo que cuando nosotros nos vamos a la cama ellos están más despejados y es entonces por lo que los gatos son más activos de noche.

¿Cómo hacer que mi gato duerma por la noche?

Hay varias formas de cambiarle el ritmo del sueño a los gatos. Piensa que no es nada complicado conseguirlo. Lo único es tener mucha paciencia y perseverancia para conseguirlo.

Dar más juego a tu gato durante el día

Debemos acostumbrarnos a jugar en diferentes horas del día con nuestro gato. Es importante tener diferentes tipos de juguetes para él. Así evitaremos que pierda el interés por ellos y deje de querer jugar. Con eso intentaremos conseguir que esté más activo durante el día. Hay juegos en los que se simula la caza. Así también satisfará su lado salvaje y cazador. Así al aumentar su actividad de día, estará más cansado por la noche. Dentro de los juguetes podemos incluir los rascadores para gatos, los cuales también existen con diferentes objetos para que puedan jugar. Debemos acostumbrarnos a estar más tiempo con nuestro gato y que sienta nuestra compañía durante el mayor tiempo posible mientras estemos en casa.

Cambiar las horas de sus comidas

Si hacemos que nuestro gato tome su cena aproximadamente sobre la hora en que nos vayamos a la cama, conseguiremos que después de comer se quede relajado y se duerma seguidamente. Además si nos acostumbramos a darle su desayuno a unas horas avanzadas de la mañana. Si el gato se acostumbra a ello, conseguiremos que no nos despierte por la mañana para ponerles de comer. En el mercado existen comederos automáticos en los que se activan a ciertas horas permitiendo que el gato pueda comer directamente. De esa manera no comen cuando se lo administramos nosotros, por lo que no nos pedirá comida.

Poner una cama a nuestro gato en una habitación diferente a la nuestra

Es seguro que si tu gato no tiene otro sitio más agradable para él donde dormir, lo hará encima de tu cama. En caso de que no te moleste mucho de noche, o no te importe que duerma siempre contigo no hay problema. Pero si al contrario no puedes pegar ojo de noche por culpa de tu gato, hay un sistema para que no duerma contigo. En el mercado existen unas camas para gatos calefactadas. Eso es que tienen una pequeña calefacción incluida. Seguro que si tu gato puede estar tranquilo en otra habitación y calentito, no buscará el cobijo de tu cama.

Dale a tu gato un compañero de juegos

Si tu gato está solo en casa y no sueles jugar con él, se acabará aburriendo. Por lo que una buena idea es llevarle a otro gato para que sea su compañero de juegos. Así durante el día tendrá con quien jugar y poder desfogar su energía. Aunque soy consciente de que en ocasiones por falta de espacio es imposible tener en casa dos gatos. Pero existen otras alternativas para intentar calmarlo.

No hagas caso de los chantajes de tu gato

Si tu gato es de los que no paran de maullar o de arañar una puerta para que lo dejes entrar. No sucumbas a sus chantajes y no lo dejes entrar bajo ningún concepto. Ya que si araña una puerta, o maúlla desesperadamente para que lo dejes entrar y así se da cuenta de que lo consigue, estarás reforzando positivamente su conducta. Por lo que así lo único que conseguirás es que lo continúe haciendo para conseguir lo que quiere.

En definitiva se podría decir que nosotros mismos somos los mayores culpables por los cuales los gatos son más activos de noche.

La imagen utilizada para este artículo es propiedad de Ωméga.

Si tu gato era de los que no te dejan descansar de noche, déjanos un comentario con tus experiencias y de cómo lo conseguiste solucionar.