Gato himalayo

Gato himalayo

Historia del gato himalayo

En la década de 1930, dos investigadores médicos de Harvard cruzaron a una hembra siamesa con un macho persa negro. En un principio la idea no era crear una raza nueva, como acabó siendo el gato himalayo. Sino investigar ciertas características hereditarias. Aunque continuaron cruzando a los mestizos resultantes, al resultado de este cruce no lo consideraron desde el principio como una nueva raza.

Tras observar los resultados obtenidos, algunas asociaciones felinas formaron un club de criadores para continuar donde los investigadores lo habían dejado. Ya que ellos no continuaron debido a que ya finalizaron sus investigaciones y nos les interesaba seguir.

Debido a la segunda guerra mundial, se abandonó el programa de cría tanto en Europa como en Estados Unidos; pero finalmente se volvió a retomar en 1950.

Fue en en 1955 cuando ya fue considerado como una raza diferente. Aunque en principio se comenzó a llamar “Colorpoint Longhair” (Patrón siamés de pelo largo), este nombre aún perdura a día de hoy. Y finalmente en el año 1984 fue cuando se le comenzó a llamar gato himalayo.

Como puedes deducir de lo que he contado anteriormente, el nombre no viene por nada relacionado ni con el Tíbet, con el Himalaya. Simplemente el nombre viene dado por su gran parecido con el conejo himalayo.

Carácter del gato himalayo

Los Himmies como también es conocido el gato himalayo, tienen un carácter ideal como amigo y compañero de cualquier miembro de la familia. Son gatos muy dulces, tranquilos y de muy buen carácter. Aunque si tienes uno, comprobarás que no le falta su lado más juguetón. Al igual que el gato siamés, el gato himalayo adora también jugar. No les importa buscar ellos mismos sus propios juguetes. Se pueden pasar horas jugando con un simple trozo de papel arrugado; correteando arriba y abajo, hasta que llega el momento de su próxima siesta.

El gato himalayo es una raza de gatos muy tranquila. Lo tendrás siempre detrás siguiéndote allá donde vayas. Y siempre con un carácter pausado y tranquilo. A esta raza no se le suele encontrar ningún signo de agresividad. Y le encantará pasar el tiempo contigo. Otra raza de gato que se caracteriza por querer estar siempre con su humano es el gato bosque Noruega. Si juegas con tu gato himalayo a diario, verás cómo se fortalecen los lazos entre vosotros y aparecerá una unión entre ambos muy especial.

Le gustan los lugares silenciosos y tranquilos, por lo que le afectan mucho los lugares y ambientes muy ruidosos.

Apariencia del gato himalayo

El gato himalayo es una raza híbrida artificial de iguales características que el gato persa. Con la diferencia de que se distingue de estos por las puntas en las extremidades (en la cara, las patas, las orejas y la cola). Esta raza de gato es un gato de excelente musculatura, fuerte, bien equilibrado y cuerpo robusto.

Cuerpo

Suelen ser de tamaño mediano a grande. De abdomen corto y redondeado. Buena musculatura y no suelen ser demasiado gordos.

Cabeza

Redonda, con unas amplias y potentes mandíbulas. De mejillas prominentes. Barbilla fuerte y bien desarrollada. Nariz chata. Y cuello corto, grueso y musculoso.

Orejas

Puntas pequeñas y redondeadas, separadas, encajando perfectamente en el contorno de la cabeza.

Ojos

Grandes, redondos y separados. Dando una expresión muy dulce a su cara. Del color de sus ojos, se prefieren los de color azul intenso. Aunque los que tienen un color azul más claro también son admitidos.

Patas

Bien desarrolladas y con una firme musculatura. Visto desde delante, las patas delanteras se deben ver cortas y rectas desde la anchura del pecho. Dándole una apariencia muy robusta

Cola

Recta y corta con relación al cuerpo.

Color y pelaje

Su pelaje es muy suave y la tonalidad puede variar entre colores marrón, azul, lila y color chocolate. Algo muy curioso es que al nacer, los gatitos no presentan estas características. Su pelaje no suelen mostrar ningún matiz, y su nariz es rosada.

Cuidados del gato himalayo

Esta raza de gato pueden tener ciertos problemas de salud hereditarios, los cuales pueden ser bastante preocupantes. Es muy normal que le aparezcan problemas en el riñón como hinchazón y disfunción renal. Además a causa de la morfología de su nariz, al ser muy plana pueden aparecer problemas respiratorios.

Otro de los problemas que pueden presentar es la formación de bolas de pelo, que le pueden ocasionar obstrucción intestinal y le puede producir hasta atragantamiento. Aunque se puede ir controlando dándole malta para gatos y dándole un cepillado periódicamente. Piensa que es muy importante el cepillado de su pelo, ya que al poseer tanto volumen, es muy importante su cuidado.

Es importante mantener sus ojos limpios con suero fisiológico, ya que también pueden sufrir de alteraciones oftalmológicas.

Pero con estos pequeños consejos, y visitando a su veterinario una vez al año para revisiones rutinarias, podrás disfrutar durante mucho tiempo de tu gato himalayo.

No te pieras nuestra magnífica galería de imágenes del gato himalayo.

Las fuentes consultadas para la realización de este artículos ha sido “La enciclopedia de los gatos” de la editorial Barrons.