El gato esfinge

El gato esfinge

El gato esfinge, el gran desconocido

El gato esfinge, o Sphynx, no ha sido el primer gato sin pelo domésticos nacido de forma natural. Hay evidencias que de esta mutación espontánea y natural, se han dado casos desde hace más de un siglo. Existe un libro publicado en 1903 que ya habla de dos gatos nacidos sin pelo. Fueron llamados “el mexicano sin pelo”, y por lo que explica eran parecidos al gato esfinge actual.

Pero no fue hasta 1950 que empezaron a aparecer casos de gatitos sin pelo. Al principio, las crías que nacían de estos gatos solían tener pelo. Fue en 1978 cuando una criadora de Canadá cruzó a tres gatos sin pelo que encontró por su barrio, con otros procedentes de Oregón. Y del cruce de estos sí se puede considerar que apareció la raza de gatos Esfinge o Sphynx.

Por tanto, aunque se le llama gato esfinge o gato egipcio, es una raza de gatos originaria de Canadá. Y no son razas provenientes de cruces de otras, sino que es un gato con unas características espontáneas y sin intervención humana.

Hay personas que consideran el gen que regula la falta de pelo como una deficiencia genética. Y otras, que consideran al gato esfinge una raza única y exótica. Sin considerar un fallo genético su falta de pelo.

El gato esfinge en la actualidad

Actualmente esta raza está totalmente consolidada tanto en Europa como en estados Unidos. A pesar de considerarse una raza muy joven. Debido a esta juventud, las camadas no poseen una alta consistencia. Y son pocos los ejemplares aptos para reproducirse.

Además, debido a que el gen que regula su falta de pelo es recesivo, es posible que la descendencia de los individuos que lo posean, no lo tengan. Por lo tanto nacen con pelaje. Y esto hace que su cría no pueda ser masiva.

La personalidad del gato esfinge

Se dice del gato esfinge que son “parte mono, parte perro, parte niño y parte gato”. Eso viene dado porque posee rasgos característicos de esas especies. Mono, por los saltos y piruetas que son capaces de hacer desde lo más alto de muebles y estanterías. Perro, por la lealtad que le tienen a los humanos. Y no es raro verlos siguiéndote a todas partes moviendo el rabo. Y constantemente te estará amasando y ronroneando por la alegría de tenerte cerca. Además, exigen tu atención incondicional, y son traviesos y cariñosos como los niños. Y a pesar de que su apariencia te pueda resultar extraterrestre, siguen siendo gatos por completo, con todo el misterio y encanto que ha fascinado a la humanidad durante miles de años.

El gato esfinge y las alergias

Hay una falsa creencia de que esta raza de gato es la ideal para personas alérgicas. Nada más lejos de la realidad. El 80% de las personas alérgicas a los gatos, lo es a una proteína llamada Fel D1. Esta proteína se produce en la saliva y en las glándulas sebáceas de la piel de los gatos. Y los gatos esfinge no están exentos de ella. Por lo que cualquier persona alérgica a los gatos, también tendrá los síntomas con un Sphynx.

Aunque existen una serie de razas de gatos para alérgicos, el esfinge no es una de ellas. Y piensa que no existe ninguna raza de gato 100% hipoalergénica.

Conformación del gato Sphynx

Aunque parece que el gato esfinge carece totalmente de pelo, no es así. Posee una capa vestigial muy fina, casi imperceptible de plumón. Esto le da una sensación muy característica al tacto, pareciendo una gamuza. Aunque parezca que tiene muchas arrugas, no es así. Ya que no tiene más que cualquiera de las otras razas de gatos. Pero debido a la ausencia de una capa de pelo, éstas se hacen más evidentes.

Cuerpo

Su cuerpo es de longitud media, duro y musculoso. De pecho y abdomen redondeado. Justo detrás de sus omóplatos, su cuerpo se levanta para acomodar las patas traseras, que son algo más largas que las delanteras. Hay que destacar la gran musculatura de los machos adultos.

Cabeza

Su cabeza es más larga que ancha, con pómulos prominentes y redondeados que definen el ojo y forma una curva sobre la rotura del bigote.

Orejas

De grandes orejas y muy anchas en la base. La posición idónea es la base de la oreja comenzando justo en el nivel del ojo. Tampoco tienen pelo en sus orejas.

Ojos

Grandes ojos con forma de limón y con un ligero ángulo hacia arriba.

Patas

Sus patas son de tamaño mediano en relación con su cuerpo. Las traseras con un poco más largas que las delanteras. Son robustas y fuertes. Las almohadillas de sus patas son muy gruesas, y dan la sensación de caminar sobre cojines.

Capa

Aunque por su apariencia parece que no tiene pelo, está recubierto por una fina capa de vello semejante a un melocotón. Normalmente no suelen tener bigotes. Aunque si los tuvieran serían cortos y escasos.

Cuidados del gato esfinge

Aunque no son muchos los cuidados que hay que tener con este gato, sí hay algunos, y muy importantes de saber.

Necesitan recibir un baño regularmente para eliminar una serie de secreciones sebáceas oleosas en la piel. Si no está limpio, puede dejarnos marcas de esta grasa en los muebles, además de obstruirse los poros, y causar lesiones e infecciones en la piel. También necesita limpiar sus orejas regularmente para evitar la acumulación de cera.

Es muy importante que si el gato va a salir a la calle, utilizar un protector solar. Ya que al carecer de pelo largo, es muy propenso a las quemaduras en su piel.

También es aconsejable llevarlos por lo menos una vez al año al veterinario, para hacerle una revisión y asegurarnos de su buena salud.

Conclusiones finales

El gato esfinge no es una raza de gato que esté todo el día durmiendo o acostado sobre el sofá o tu cama. Es un gato juguetón, que te buscará y llamará tu atención para que juegues con él. Y es aconsejable que lo hagas, ya que en el momento que dejes de hacerle caso puede que se entretenga con otras cosas, y no te guste demasiado. Es una raza muy cariñosa. Y teniendo en cuenta los consejos de los cuidados que debemos tener con él, tendrás compañero de juego durante mucho tiempo.

También tenemos una galería de imágenes de fotos del gato esfinge para que lo puedas conocer más a fondo.

Aunque en apariencia no tengan nada que ver, esta raza de gato es tan juguetona como el gato bengalí.

Las fuentes consultadas para la realización de este artículos ha sido “La enciclopedia de los gatos” de la editorial Barrons.

Otras personas también se han interesado por nuestro artículo de rascadores para gatos.

Aquí tienes una selección de los mejores productos para los cuidados del gato esfinge