Comida para gatos

Comida para gatos

No te pierdas dentro del mar de comidas para gatos

Estoy completamente seguro que a todos nos ha pasado alguna vez. Ir a una gran superficie a comprar comida para gatos, y sentir una avalancha de marcas, formatos, tipos y clases diferentes de bolsas y envases de comida variada. Además, al igual que yo al principio, seguro que lees sus etiquetas y no te enteras de nada.

Pues bien, continúa leyendo porque te mostraré los diferentes tipos de comida para gatos que puedes encontrar. Además de cuál es la idónea para tu minino, para que así crezca fuerte y sano.

Los diferentes tipos de comida para gatos

Como habrás observado a la hora de ir a comprarla, hay varios tipos de comida para gatos. A continuación paso a explicar algunos de estos tipos. En el mercado podrás encontrar más seguramente, pero aquí te muestro los principales. Y lo que con ellos tu gato tendrá una buena alimentación y nutrientes necesarios.

  • Seca
  • Húmeda
  • coberturas
  • premios y golosinas

Comida seca para gatos

A este tipo de comida también es denominado como pienso o croquetas. Debe ser la fuente principal de alimentación de tu gato. El pienso que debes elegir debe ser siempre el que en sus ingredientes principales contenga carne. Ya que los gatos son animales carnívoros. Y este es el tipo de alimentación que requiere para una buena salud.

Dentro de los piensos para gatos existen tres variedades: gama baja, gama media y gama alta. La principal diferencia entre estos tipo de piensos son la calidad de los ingredientes que contienen. Además dependiendo de cada una de las necesidades, es conveniente elegir el tipo de comida para gatos que se requiera. Ya que no es lo mismo alimentar a un gato adulto, a un gatito bebé o incluso a un gato esterilizado. Cada uno tiene unas necesidades nutritivas y energéticas diferentes.

La ventaja de este tipo de comida para gatos es que el alimento seco es más económico que el alimento húmedo, y además aguanta más tiempo almacenado. También el pienso que le pongas a tu gato, puede estar todo el día en el plato y no se estropea. Y su sabor tampoco se verá afectado. En cambio, el alimento húmedo conforme pasa el tiempo una vez servido, se va estropeando y secando. Resultando menos apetecible a nuestro gato.

Si te interesa profundizar más en este tipo de comida para gatos, puedes ver nuestro artículo dedicado a los tipos de pienso para gatos.

Alimentación húmeda

El formato en el que encontramos a este tipo de alimentos es en latas o en sobre. al igual que el alimento seco, también se dividen en gama baja, gama media y gama alta.

Hay un tipo de latas a las que les llaman equilibradas. Este tipo de comida llevan la misma composición que los piensos (carne, pescado, vitaminas, etc…). Aunque se diferencia en que éstas están cocinadas, y posteriormente se mezclan con los ingredientes húmedos.

En este tipo de comida existen diferentes texturas en las que nos la podemos encontrar. De modo que pueden ser tipo mousses, trozos, patés, etc… Incluso algunas marcas lo hacen tipo sopa, donde podemos encontrar trozos de ingredientes enteros como gambas, guisantes, etc…

Este tipo de comida para gatos es la que más les llaman la atención. Y la que podrás comprobar que se la comen con mayor facilidad. Esto es debido al alto contenido en grasas que tiene para mejorar la textura y el sabor. Por lo que es mucho más apetecible para los gatos. Pero es por estas grasas, por las que no debemos de abusar de este tipo de comida para gatos. Un uso abusivo de la alimentación húmeda puede provocar sobrepeso en nuestro gato. Y además puede crearle una intolerancia digestiva.

Por lo que lo aconsejable es que la alimentación principal de nuestro gato sea el pienso, y el alimento húmedo que sirva como complemento al otro.

Coberturas

Este tipo de alimento se presenta en forma de pequeños trozos de gelatina. Normalmente se utiliza como una especie de aderezo para la comida seca. Si te queda pienso que a tu gato no le acabe de gustar mucho y no se lo coma. Puedes añadirle estas coberturas, que lo harán más apetecible y se lo acabará comiendo.

Tampoco es bueno abusar de las coberturas. Su índice de grasa es muy alto, y no es bueno su uso frecuente para la salud de tu gato.

Premios y golosinas

A diferencia de las golosinas para los humanos, éstas no son dulces. Normalmente suelen llevar carnes variadas, pescado, vitaminas y otros nutrientes.

Hay algunas que no solamente cumple la función de golosina, sino que existen algunas que ayudan a prevenir enfermedades y pueden llegar a mejorar la salud del gato.

Al igual que con otros tipos de comida para gatos, ésta no puede ser la base de su alimentación exclusivamente. Su consumo excesivo puede llevar al sobrepeso y otros desequilibrios orgánicos en nuestro gato. Lo aconsejable es darlo de forma esporádica de vez en cuando a nuestro gato. Además si no lo espera le hará mayor ilusión y se lo tomará con más ganas.

Recuerda que una buena alimentación es primordial para que nuestro gato goce de buena salud, y evitar enfermedades. Y así asegurarnos de una larga vida junto a nuestro minino.

La fuente consultada para la realización de este artículo ha sido Wikipets.