El embarazo de las gatas

El embarazo de las gatas

El embarazo de las gatas, una nueva aventura que vivir

Aunque una gata es totalmente autosuficiente a la hora de dar a luz y criar a sus bebés, hay una serie de consejos y datos que son importantes saber. En este artículo te daremos algunos consejos para que el embarazo de las gatas sea lo más sencillo y natural posible. Así que te invito a que continúes leyendo. Y te prepares para el momento de que la familia aumente.

El tiempo de gestación promedio de una gata es de aproximadamente 63 días. Pocas personas sabrán, a excepción de los criadores, sabrán el momento exacto de la fecundación. Por lo que debemos estar atentos a algunas señales para saber si tu gata está embarazada.

¿Cómo saber si mi gata está embarazada?

Si tu gata no está esterilizada. Recientemente ha tenido el celo, y sospechas que ha podido estar con algún gato macho, es probable que tu gata esté embarazada. Ya que el tiempo de embarazo es solamente de dos meses aproximadamente, no notarás un aumento de su tripita hasta la cuarta semana. Pero hay unos síntomas que te pueden ayudar a confirmarte el embarazo de las gatas.

Si notas que los pezones de tu gata están un poco más hinchados de lo normal. Su color es de un rosado intenso. Y le notas un cambio en su comportamiento, es un buen indicador de que tu gata está embarazada. No es nada extraño que una gata más independiente, a la hora de quedarse embarazada, comience a buscarte más, y estar más tiempo contigo. Reclamando más atención y cariño. Y por supuesto al contrario. Si tu gata es muy cariñosa. De las que tienen que estar siempre contigo y buscando tu contacto. A la hora de quedarse embarazadas, pueden cambiar y apartarse un poco de tu lado.

También puede cambiar su rutina de alimentación. Gatas que suelan comer mucho, pueden dejar de hacerlo. Y gatas que coman poca cantidad, pueden comenzar a ingerir más comida.

Por lo tanto si has observado algunos de estos cambios de síntomas y/o actitud en tu gata, es muy posible que esté embarazada. Aunque lo mejor, y lo más aconsejable es llevarla a su veterinario. Él podrá confirmar su buena salud, y su embarazo.

Cuidados durante el embarazo

Durante el tiempo del embarazo de las gatas, no es necesario tener cuidados especiales con ellas. Tal y como he dicho al principio, una gata es autosuficiente para llevar a cabo su propio embarazo y parto. Pero claro, en esta situación ninguno queremos quedarnos sin hacer nada. Así que lo mejor es hacer todo lo posible para que tu gata tenga un embarazo agradable, y no surja ninguna complicación.

Con el tema de la alimentación, es muy importante que no le falte agua limpia en todo momento. Es importante que tenga abundante agua.
También ayuda que el pienso que coma, sea bajo en grasas. Ya que durante el embarazo, tu gata bajará el ritmo de actividad física. Y sus necesidades nutricionales aumentarán. Por lo que un alimento bajo en grasas le ayudará a que no engorde más de lo necesario. Y mantenga su buena salud. Ya que el aumento constante de peso es evidente en las gatas embarazadas. Otro tema importante sobre la comida, es que el pienso, o comida húmeda que le demos, sea de la mejor calidad posible.

Comportamiento antes del parto

Pocos días antes de dar a luz, tu gata buscará el mejor lugar donde poder hacerlo. Es importante en este momento prestar atención al comportamiento de la gata. Seguramente comenzará ponerse en algún lugar de la casa apartado. Donde predomine la oscuridad y la tranquilidad. Si esto es lo que hace tu gata, ponle una caja allí. Ya que ese es el lugar que ella ha elegido. Sobre todo es muy importante la tranquilidad. Que disponga de suficiente espacio, y ausencia de otros animales o niños.

El parto de la gata

El mejor consejo que se puede dar a la hora de ayudar a una gata a dar a luz, es el siguiente: “La mínima interferencia humana a la hora del parto, es la mejor ayuda”. Por supuesto siempre hablando de una gata sana y sin problemas de salud.

La cantidad media de gatitos en una camada suele estar entre 2 y 5. No es raro que entre nacimiento y nacimiento pueda haber una hora de diferencia entre ellos. También hay gatas que se levantan y comen algo, para después continuar con el parto de los próximos.

Si estamos seguros de que aún no ha terminado de parir, y ya han pasado 3 horas, es importante acudir al veterinario. Él determinará las causas, y afrontará los problemas que hayan podido surgir. Y ayudará a que todo llegue a su fin de la mejor manera posible.

El falso embarazo

También conocido como pseudopreñez. Suele ocurrir cuando tu gata tiene todos los síntomas del embarazo de las gatas, sin haber sido fecundada. Uno de los síntomas para detectar el falso embarazo, es que las glándulas mamarias de tu gata, no producirá leche.

Si los períodos de celo de los gatos son de aproximadamente 3 semanas. En una gata con falso embarazo, tendrá el próximo celo aproximadamente a los cuarenta días.

Conclusiones finales

Tanto si has decidido que tu gata tenga descendencia, como si ha sido un acontecimiento inesperado, lo importante es saber que durante el embarazo tu gata estará lo más sana y cuidada posible. Así traerá al mundo sus crías sin ningún problema, ni peligro para ella ni su descendencia.

Una creencia errónea que mucha gente tiene, es pensar que las gatas deben parir al menos una vez para esterilizarlas. Esto es falso. A partir del quinto o sexto mes de vida, ya puedes esterilizar a tu gata. Es lo más aconsejable si no deseas descendencia suya. Además, la esterilización le previene de tumores en el útero, y tumores en las mamas.

Espero haberte ayudado con este artículo. Y si tu gatita está embarazada, mi más sincera enhorabuena, y mis mejores deseos para los nuevos chiquitines.

Bibliografía consultada: A–Z of Cat Health and First Aid

Otras personas también se han interesado por los rascadores para gatos