Imagen de cómo refrescar a tu gato en verano

Consejos para refrescar a tu gato en la época de más calor

Como cualquier ser vivo, nuestro gato también puede sufrir las consecuencias del calor extremo. Te doy unos consejos para refrescar a tu gato durante los meses de verano. Así que continúa leyendo y evita los efectos indeseables del calor, y así tener un gato feliz y sano.

Cómo refrescar a tu gato si suelen estar en interior

Este es uno de los casos más sencillos y fáciles de conseguir. Si vives en una casa o en un piso es la forma más sencilla para conseguir refrescar a tu gato. Tan solo es cuestión de mantenerlo dentro de casa, y en medida de lo posible intentar mantener fresca la habitación o la zona donde más cómodo se encuentre tu gato. No estoy diciendo que debes tener aire acondicionado en todas las habitaciones. Simplemente bajando las persianas, y cerrando las ventanas en la franja horaria de más calor; podrás mantener una temperatura agradable en su interior. Aunque si corre un aire fresco, lo mejor es mantener la ventana entreabierta. La temperatura óptima para garantizar el bienestar de tu gato es de entre 15ºC y 25ºC. Si normalmente tiene su comida en el exterior, te aconsejo que durante la época de más calor la pongas dentro de la casa. Y evitar en la mayor medida de lo posible que salga al exterior.

Mantén a tu gato siempre hidratado.

Es muy importante a la hora de refrescar a tu gato, que beba más agua de lo habitual. Para ello podemos poner más comida húmeda, y darle además, leche para gatos. Algo muy efectivo para incentivarlo a que beba más agua, es ponerle una fuente, en vez de un simple bol. Ya que los gatos suelen beber más agua de donde está en movimiento. Por eso, quizás, hayas visto que suele gustarles beber de los grifos con un hilo de agua cayendo. Y si solamente disponemos de un bebedero; sería interesante distribuir alguno más por la casa y asegurarnos de mantenerlos siempre completamente limpios. Por lo que aconsejo que se cambie un par de veces al día. Otra idea es ponerle de vez en cuando algún cubito de hielo para mantener así el agua, a una temperatura más baja.

Refrescar a nuestro gato humedeciéndolo

Otro método eficaz y que les ayuda a mantener su temperatura corporal es humedeciendo ciertas zonas de nuestro gato. No es necesario meterlos debajo de la ducha. Ya que así, si no está acostumbrado, lo único que conseguiremos es asustarlo y estresarse más; y el estrés aumentaría más su temperatura corporal Podemos tomar agua con nuestras manos y humedecer bien su cara, patas y cuello; y con una toalla suave, eliminar después el exceso de agua. 

Evitar que salgan al exterior

Como es lógico, debemos evitar en medida de lo posible que nuestro gato salga de casa. Ya que aunque parezca imposible, se pueden quemar con el sol. Ya sabemos que hay lugares en los que el sol es especialmente abrasivo. Por este motivo te aconsejé anteriormente que el agua la tuviera dentro de casa. Así que también, siempre, como es lógico, dentro de la medida de lo posible, tener dentro su arenero. Puedes buscar una zona que esté alejada de donde normalmente hacéis vida, y mantenerlo siempre lo más limpio posible. Así evitaremos malos olores e infecciones.

Sobre todo, debemos tener especial cuidado con las razas de gatos que tienen el pelo más corto, o ausencia de él, como es el caso del gato esfinge. Aunque los gatos de pelo largo, también tienen zonas donde tienen menos pelo, o es más corto. Como por ejemplo la zona superior de la nariz o la barriga. Para estos casos, existe en el mercado protector solar para gatos. Así que si debe salir al exterior, asegúrate de tenerlo protegido; y así ayudamos a refrescar a tu gato. Piensa que hay horas del día en los que si salen al exterior, puede ocasionar un golpe de calor en los gatos.

Eliminar pelo sobrante.

Los gatos de pelo largo, por norma general, suelen tener mucho pelo suelto. Por ellos es importante pasarle el peine o el cepillo dos o tres veces al día. Descubrirás después de cada cepillado que has eliminado una gran cantidad de pelo. Eso no hace más que aumentar su capa de pelaje y darle más calor aún.

Controlar el peso de nuestro gato.

El peso de nuestro gato es muy importante a la hora de su temperatura. Ya que si nuestro gato posee una capa de grasa más grande de lo normal, por lo que esta capa actúa como aislante; aumentando así, su calor interno, y por tanto el externo y su propia sensación térmica. Por lo que te aconsejo que leas nuestro artículo sobre los trucos para saber si tu gato está gordo. Por lo que para mantener a tu gato en su peso ideal, es importante una alimentación equilibrada y mantenerlo activo.

Espero que estos consejos te ayuden a refrescar a tu gato durante los meses de más calor. Si tienes alguna otra manera de conseguirlo, me encantaría que lo compartieras con nosotros a través de los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *