10 cosas que odian los gatos

Aunque cada gato es diferente y cada uno posee su propia personalidad, hay cosas que la mayoría de los gatos tienen en común y son las cosas que odian.

¿Qué es lo que no les gusta a los gatos?

Aquí tienes la lista de cosas que no les gustan. Y seguramente si se lo haces a tu michi, éste te lo hará saber con total seguridad.

  1. Caja de arena sucia. De sobra es conocido el nivel de higiene y limpieza de los gatos. Y tal y como pasaría con nosotros, que tampoco nos gusta hacer nuestras necesidades en un baño sucio, a los gatos les pasa lo mismo. Esto, y unido al gran sentido del olfato que tienen, ya que al ser más desarrollado que el nuestro, les molesta sobremanera una caja de arena sucia. Debemos tener en cuenta que si tu gato considera que no puede usar su caja, de seguro buscará otro lugar. Y puede ser el suelo, la alfombra o nuestra cama. Por lo que debemos prestar atención a la limpieza de la caja de arena de nuestro gato.
  2. El baño. Existen algunas razas de gatos que buscan el agua para mojarse, esto lo hacen para poder mantener una grasa natural de su pelaje. Pero por norma general esta es una de las cosas que odian los gatos, e intentan evitarla a toda costa. Los motivos son porque originariamente los gatos vivían en zonas donde había poca agua; por lo que simplemente no están acostumbrados. Además el pelaje de la mayoría de las razas de gatos no repelen el agua, por lo que ésta penetra hasta su piel.
  3. Cambios en la rutina. Los gatos son animales extremadamente territoriales y rutinarios; por lo que para nosotros puede ser un simple cambio, para ellos puede producirse un gran estrés. Por ejemplo, el simple hecho de cambiar de sitio la caja de arena, o su recipiente de comida. La introducción de un nuevo miembro en la familia, o de otra mascota, o una mudanza. Incluso la pérdida de alguna persona o de algún otro compañero peludo les causa gran estrés. Por lo que en caso de que sea posible, hay que volver al estado original. En caso de que sea necesario introducir algún cambio en la vida de nuestro gato, lo aconsejable es hacerlo de manera gradual, ya que odian estos cambios.
  4. Invadir su espacio. Los gatos son animales muy territoriales, esto significa que no les gusta que haya otros gatos extraños en su territorio, ya que lo tomará como competencia en todos los aspectos esenciales para él, como es la comida, los juegos con su humano o incluso la atención recibida.
  5. Ruidos fuertes. El sentido del oído de los gatos está extremadamente desarrollado. Por eso, hay sonidos en nuestro día a día que a los gatos les puede producir incluso daño en el oído. Por eso es normal cuando nuestro gato se esconde al oír algún trueno, petardos, o incluso sirenas. Los gatos odian este tipo de sonidos, porque les puede llegar a causar dolor físico en sus oídos.
  6. Exceso de atención. Como siempre, existen excepciones, pero por norma general, los gatos son animales independientes, que les gusta tener su espacio y su tiempo de tranquilidad, donde ellos se relajan y se duermen, o lo dedican a su propio aseo. Cuando tu gato requiera tu atención, no te preocupes, te lo hará saber.
  7. Ir al veterinario. Es muy normal que a tu gato no le guste ir al veterinario. Piensa que para él supone un gran estrés. Lo metemos en un transportín, lo llevamos en coche hasta allí, y una vez en el veterinario, lo sujetamos para que un desconocido lo toque y pueda explorarlo. Como ya sabes, los gatos no soportan muy bien los cambios. Pues ahora imagínate todo lo que debe aguantar cada vez que lo llevamos al veterinario. Pero aunque suponga un mal rato para él, es lo mejor para cuidar de su salud, y asegurarnos de poder disfrutar de nuestro michi durante muchos años.
  8. Caricias fuertes. Cuando acaricias a tu gato fuertemente, lo que estás haciendo es sobre excitarlo, y eso puede llegar a provocar que lo tome como una pela. Pudiendo llegar a responderte con un mordisco.
  9. Corte de uñas. Aunque hay gatos que si los acostumbras desde pequeños a cortarle habitualmente las uñas, después, no tienes problemas; es muy normal que no le guste que lo hagas, ya que, por un lado, sus uñas son muy importantes para él, tanto para su estabilidad como para su defensa. Y otro de los factores es que tenemos que sujetar sus patitas para cortarlas, y eso no les hace ninguna gracia.
  10. Tocar su barriga. La barriga de los gatos es la zona más vulnerable de éstos. Si te has fijado alguna vez, hasta que un gato no tenga plena confianza en tí, no se pondrá nunca tumbado hacia arriba, ya que esa postura es de total sumisión para ellos. Incluso confiando en ti, habrá momentos que si acaricias mucho su barriga, puede llegar a morderte; avisando así de que no quiere más caricias en esa zona.

Así que con estos puntos ya sabes cosas que no les gustan a tu gato, aunque hay algunos que son inevitables, otros sí lo son. Así que teniéndolos en cuenta, tu gato será más feliz aún. Y si conoces más cosas que no les guste a los gatos, dejamelo en los comentarios y ampliemos más esta lista.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *