Mi amor maúlla

Es posible que te gusten los animales, y que en casa de algún familiar o algún amigo tenga un gato. Y que cada vez que vayas, te pases las horas jugando con él, acariciándolo, o simplemente mirando como juega, o duerme. Y seguramente que le hayas tomado cariño, y teLEER MÁS

La mirada que te habla

Sí, al principio de tener un gato, solamente es eso, dos ojos que te miran; pero con el tiempo vas tomando conciencia de lo que te dicen.LEER MÁS

Cuatro patitas que me siguen

Cuando en tu casa nunca ha habido animales de compañía, te acostumbras a llegar, y que no haya nadie esperándote. Pero un día eso cambia. De repente entra un gato en tu vida, y la transforma completamente… Ahora cuando te levantas a media noche a oscuras debes ir con muchoLEER MÁS

Un ronroneo de buenos días

Durante mi niñez, jamás tuve un gato; es más, siempre quise tener un perro. Aunque debo reconocer que jamás tuve uno. Todo llegó al independizarme y vivir en pareja. Fue cuando conocí lo que era vivir con perros y gatos. Y debo decir que aunque al principio los gatos noLEER MÁS